Centro Negocios Madrid | ¿Eres lider o te lideran?

Blog - ¿Eres lider o te lideran?

Blog - Eres lider o te lideran
2 de Marzo de 2018

¿Eres lider o te lideran?

Tener una buena relación con el jefe siempre se ha visto cómo una utopía. Sin embargo, pocos se han parado a pensar cómo influye esto en su día a día. Parece genéricamente aceptado que un jefe debe ser gruñón, pero esta no es una de las cualidades que definen a un buen líder.

Santiago Ávila, profesor de comportamiento humano y autor de La gestión emocional y Aprendiendo a liderar, señala que los buenos jefes, al igual que los buenos amigos, se pueden contar con los dedos de las manos. Sin embargo, en palabras de este experto, el “jefe ogro” no es un buen líder. Liderar un grupo no es fácil pero es posible aprender.

Un buen líder debe presentar las siguientes características:

– Ser amable asertivamente: Ante un mal desempeño la respuesta no es la humillación sino la enseñanza. Cada trabajador es embajador de la marca, si el director quiere que su marca caiga bien, qué menos que caer bien a sus trabajadores.
– Calmado ante la tempestad. Es fundamental no perder la calma. El líder debe gestionar la presión y saber transmitir sosiego a sus trabajadores. Las olas, rompiendo sobre él, llegan mitigadas a los demás.
– Sin filtros: Un buen líder no puede excusarse ante nada. Son uno, en todo momento, lugar y condición, por lo tanto no dejan espacio a la apariencia o el engaño.
– Pulso firme: Debe saber imponerse. No abusar de su posición. Imponer su criterio para hacerse entender no justificar.
– Ética como referente: Debe ser íntegro. Cumplir sus deberes y derechos y hacer cumplir los de los demás.
– Humildad: Ante todo un líder debe ser persona, que si alguna capacidad tiene es la de inspirar a otros a ser mejores.

Este experto se plantea la famosa pregunta: ¿líder se nace o se hace? Ante la que presenta dos posibles respuestas:

1) Se hace. Pero si se hace ¿por qué no lo somos todos?
Toda acción humana requiere de las siguientes premisas: voluntad (querer), potestad-obligación (poder-deber) y conocimiento (saber-hacer). Por tanto el requisito indispensable para hacerse líder es tener voluntad de aprendizaje. Si no quieres, no eres.

2) Se nace.
La principal condición para el desarrollo de la excelencia, en palabras de Santiago Ávila, es el talento. Un estudio de Harvard sitúa en 100.000 horas el tiempo necesario para alcanzar la excelencia en una actividad. Pero ¿quién dedica tanto tiempo a algo? Fácil, aquel que tiene verdadero interés por ello.

Por tanto, aquellas personas que, de base, posean capacidades intelectuales y que se comprometan al desarrollo de las mismas con criterio ético serán las verdaderas líderes. Saber liderar es una tarea compleja pero todos deberíamos esforzarnos por convertirnos en metalíderes, es decir, en ejemplares de la propia vida, presentando la capacidad de “hacer bien el bien”.

“Llegar juntos es el principio; mantenerse juntos es el progreso; trabajar juntos es el éxito” (Henry Ford)